Inicio Jardinería ¿Cómo hacer un jardín Zen casero?

¿Cómo hacer un jardín Zen casero?

Compartir
jardin zen exterior
¿Cómo hacer un jardín Zen casero?

Hacer un jardín Zen casero es abrir una puerta a la meditación y a la cultura japonesa, los jardines Zen son llamados campos secos ya que están compuestos por arena o grava y piedras de cualquier forma y tamaño.

El espacio del jardín está delimitado comúnmente con madera y su extensión puede ser de unos pocos centímetros hasta varios metros.

¿Para qué hacer un jardín Zen casero?

Los jardines Zen son la representación de la esencia de los paisajes naturales, un espacio para contemplar y meditar. En la cultura japonesa se dice que representa la parte interior del paisaje y no la exterior, estos jardines también representan el cosmos en esta cultura.

¿Cómo hacer un jardín Zen casero?
Utiliza el jardín zen casero para meditar y relajarte.

Un jardín Zen casero es un elemento para la meditación y la relajación que permite eliminar el estrés y sirve de inspiración para la creatividad.

Para hacer un jardín Zen casero lo primordial es mantener la simpleza y los materiales como la arena o la grava y las piedras, los cuarzos se pueden usar perfectamente y algo de musgo o unos bambúes como un toque personal de su propio jardín.

¿Cuál es el mejor lugar para un jardín Zen casero?

Al usar arena o grava como base  causa que se tape cualquier vegetación, lo cual es una ventaja porque se puede hacer en un sitio donde no entre mucha luz o el terreno no sea fértil, la cantidad de arena debe ser alrededor de unas 2 pulgadas o más de espesor o profundidad.

Si crece la maleza o el pasto en el jardín Zen se dañará, no pueden entrar mascotas.

La forma del jardín puede ser cualquiera que se ajuste al sitio escogido, la delimitación del perímetro con rolas de madera o durmientes de ferrocarril permite enfocarse en sus límites.

Este jardín es un lugar para la meditación y la paz, se recomienda que se pueda ver todo dentro del campo visual de una persona.

Las piedras en el jardín Zen casero.

Las piedras para colocar en el jardín pueden ser de cualquier tipo o tamaño, lo importante es que sientas que transmiten algo por su forma, tamaño o color.

Las piedras, se colocan con una parte sumergida en la arena y nunca en posición simétrica, las puedes colocar como quieras. Dale vuelta a las piedras y búscale la mejor cara.

No deben colocarse hacia el centro del lugar y si es en número impar mejor.

Las piedras pueden significar obstáculos que se han presentado en la vida, pueden representar los planetas en el universo; las piedras transmiten energías positivas que junto con algunos cuarzos o piedras semipreciosas le dan más energía al jardín Zen casero.

Otros elementos.

Se debe nivelar bien la arena o la grava y por medio de un rastrillo hacer ondas alrededor de las piedras y contrastar con líneas rectas estas líneas transmiten movimiento al jardín y se pueden cambiar cuando lo desees creando un nuevo diseño al gusto.

Al jardín Zen le puedes colocar cualquier elemento que te guste, pero siempre respetando la austeridad y el concepto minimalista del jardín japonés Zen.

¿Cómo hacer un jardín Zen casero en miniatura?

Se puede hacer un jardín Zen casero en miniatura para el interior de la casa, la idea es tener un sitio de relax; en una caja de madera rectangular de unos 30cmx15cm que tenga una profundidad de una pulgada.

jardín mini zen casero
Un pequeño jardín Zen aporta buenas energías al hogar.

Se llena la caja con arena de playa, preferible si tiene una playa con recuerdos felices,  luego nivele la arena con un tenedor o un rastrillo pequeño y se colocan unas 3 ó 5 piedras talladas o cuarzos, siempre siguiendo el mismo patrón de los jardines Zen exteriores.

Dejar una respuesta